La Tierra es un planeta sujeto a una transformación constante. En los fondos marinos, inmensas grietas escupen masas de agua hirviendo con altas concentraciones de minerales, que dan lugar a inmensas cordilleras, y en las tierras emergidas, los volcanes entran en erupción expulsando gran cantidad de lava y cenizas. Estos nuevos ecosistemas, aparentemente estériles y hostiles, son colonizados de forma inmediata por animales y plantas.

Al vivir en una isla y ser está de carácter volcánico es posible observar muy de cerca las muestras de la fuerza que formaron la tierra tal como la conocemos, en específico El Teide es un volcán que se encuentra dormido desde 1906, a su pie es posible observar toda clase de erupciones (en la foto en primer plano resto de lava horadada por los elementos, su forma de "puño" la hace inconfundible e inmortalizada en fotografía por todos los visitantes de estas cañadas) muchas de ellas por ser de carácter reciente presentan el estado que debió tener el mundo primitivo justo antes de la colonización de los líquenes que la descomponen para formar suelo fértil, en las islas existen múltiples especies animales y vegetales endémicas.

En la foto observamos a El Teide, un volcán que es símbolo de Tenerife y gracias a sus 3.718 metros es la formación montañosa mas elevada de España, su aspecto es el que presenta en el invierno, estación donde se suele cubrir de una capa de nieve que se derretirá para alimentar las gallerías que surten de agua a la isla.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds