Los bosques de coniferas septentrionales constituyen extensión forestal del planeta. Durante el invierno, las condiciones de vida son tan duras y la comida tan escasa que los seres vivos que allí habitan se ven obligados a emigrar hacia el sur o entrar en hibernación.
Pero cuado llega el verano y la nieve desaparece, animales y plantas entran en una actividad frenética dirigida a alimentarse y aparearse antes de que vuelva el crudo invierno.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds